Psicología para estudiar mejor

¿Alguna vez has pasado la noche en candela para un examen? ¿O bien has ido a tu habitación a estudiar y te has sentido perdido en ciertas preguntas? Hay ocasiones que sencillamente no estudiamos o bien aprendemos apropiadamente y debemos progresar en eso. Se siente bien saber de forma automática la contestación a las preguntas y todavía mejor conseguir una nota alta en una clase bastante difícil.

Pasé la mayoría de mi carrera en la escuela secundaria sencillamente absorbiendo la información sin estudiar en lo más mínimo, mas ahora que estoy en la universidad, debo preparar y verdaderamente trabajar en mi tiempo para ganar mis calificaciones. El día de hoy repasaremos ocho consejos sicológicos de estudio para asistirte a estudiar más y aprender más veloz.

 

Consejos psicológicos para estudiar mejor

Emplea diferentes medios
Del mismo modo que muchos de vosotros veis mis vídeos animados sobre recensiones de libros en vez de limitaros a leer el libro, deberíais emplear diferentes métodos de estudio. Es posible que no tengas motivación para leer el libro, y que tengas habilidades de lectura más lentas, y ver un vídeo con exactamente la misma información te va a ayudar enormemente más.

Una investigación efectuado en dos mil ocho asevera que cuantas más zonas del cerebro guarden datos sobre un tema, más interconexión va a haber. Esta redundancia quiere decir que los estudiantes van a tener más ocasiones de sacar todos esos datos relacionados de sus múltiples áreas de almacenaje como contestación a una sola señal. Existen muchas formas de usar esta clave.

Reparte el estudio en el tiempo
Muchos estudiantes estudian el último día, y si ves este vídeo mientras que estudias, entonces puedes emplear esto, solo que de forma menos eficaz que si hubieses planeado mejor. La planificación es un componente clave de la vida, y puede aplicarse acá.

Si tienes un examen el viernes, y hoy en día es lunes, entonces reparte el estudio en esos cinco días. Vas a tener mucho menos agobio, mucho menos trabajo día tras día, y en verdad lo recordarás mejor por el hecho de que día a día solo trabajas en un determinado campo del capítulo, dejando más espacio para la concentración.

Puede parecer contraintuitivo, mas para la mayor parte de la gente va a ser mejor estudiar un capítulo al día en vez de cinco episodios de una sola vez. No obstante, sé siendo consciente de ti, podrías estar en la ligera categoría en la que esto no marcha, solo debes saber de qué manera aprendes mejor.

Exactamente la misma idea se aplica a los ensayos. En vez de escribirlo todo en un día y quedarte despierto hasta las tres de la mañana, día a día de la semana escribe un parágrafo, y en vez de tres horas en un día, lo logras con treinta minutos al día y una nota más alta.

Conecta lo que aprendes con algo que sabes
Este es un consejo clave. Toda vez que relacionaba una idea en clase con algo fuera de la escuela, la recordaba por el hecho de que sabía que verdaderamente se aplicaba a mi vida, en vez de ser algo trivial que no tendría relevancia en la vida real. Por poner un ejemplo, en biología aprendíamos que la energía jamás podía crearse ni destruirse, mas podía trasferirse o bien mudarse de una manera a otra.

Terminaba de leer un libro sobre de qué manera cualquier obstáculo puede transformarse en una ventaja, con lo que la energía negativa era realmente algo bueno por el hecho de que realmente tienes algo que puedes transformar en energía positiva, con lo que exactamente la misma idea era válida acá, donde no puedes destruir la energía negativa, mas puedes utilizarla para algo productivo. Un caso es que si estás enojado, es bueno que tengas la energía, y puedes emplearla para hacer ejercicio, por servirnos de un ejemplo.

Muchas ideas de la ciencia, la historia, el inglés y las matemáticas se aplican en situaciones de la vida real. Piensa en de qué manera la historia se repite, o bien en de qué manera puedes emplear el idioma inglés para comunicarte más con eficacia como líder, o bien aun si tienes un negocio, en de qué forma debes ser bueno con los números para lograr el éxito. Otro ejemplo interesante, mas útil, es emplear cualquier forma de conexión posible. Por poner un ejemplo, mi hermano estudiaba para sus exámenes de estados y capitales en 5º grado.

Le enseñé que Florida se parecía a un… bueno, a un tallywacker. Entonces le afirmé lo que significaba tallywacker, y relacionó la idea de tallywacker con Tallahassee y hasta hoy prosigue recordando cuál es la capital. No importa si es políticamente incorrecto o bien tosco o bien lo que sea, si marcha, marcha, y eso es lo que te va a hacer sacar una buena nota en el examen. Eso sí, no escribas tallywacker como capital de Florida.

Ponte a prueba a ti
Esto se explica por sí solo. Si te examinas a ti y lo haces bien, la confianza te va a hacer subir la nota y asimismo te va a mostrar dónde debes progresar. Existen muchas formas de hacerlo, una de las que es buscar exámenes de práctica en Internet, mirar las preguntas de los libros de texto, como examinarse con los amigos.

No hay disculpa para no hacerlo, puesto que existen muchos recursos en Internet. Así, vas a ver exactamente en qué eres fuerte y no vas a perder tiempo estudiando lo que bien sabes. De nuevo, Quizlet es un enorme lugar para visitar para ello en un aprieto. Además de esto, redactar las preguntas y contestaciones iniciales te va a ayudar mucho.

Dormir
Lo comprendo, si estudias ahora o bien has pasado toda la noche anteriormente, entonces puede merecer la pena en ocasiones. No obstante, como regla general, debes dormir un mínimo de siete horas por noche para marchar adecuadamente. Si no se duerme lo bastante, el factor intelectual reduce, puesto que no se puede meditar con exactamente la misma velocidad y la edad mental reduce.

Esto puede transformarse en una bola de nieve de más agobio, menores calificaciones e inclusive menos sueño en el futuro. Si duermes cuatro horas por noche de manera constante, te vas a quemar. No solo te lleva a ser miserable, lo que es terrible en esta corta vida, sino más bien asimismo a ganar grasa y a ser cada vez menos enérgico. Hay cotilleos de que Einstein dormía diez horas al día, y asimismo tenía siestas diurnas, lo que prueba que aun un genio precisa dormir.

Siéntate delante
Los que se sientan delante prácticamente siempre y en toda circunstancia sacan mejores notas que los de atrás. En ciertas clases en las que te sientan por orden alfabético puedes solicitar sentarte delante por el hecho de que “no ves realmente bien”.

Es posible que sea el estereotipo de que los peores estudiantes se sientan atrás o bien sencillamente el hecho de que es más bastante difícil concentrarse cuando no te mira el maestro, no obstante, si deseas emplear las estadísticas en tu favor, escoge un asiento en la parte delantera.

Si esto no es posible por alguna razón (lo que es rarísimo), entonces escucha más de cerca en clase. Esto es más esencial que estudiar en muchas asignaturas puesto que el maestro es el que hace los exámenes, y va a dar consejos involuntariamente o bien a propósito, te dejará saber lo que es esencial saber para el examen y lo que no. Hacer preguntas al maestro durante la clase asimismo va a aumentar tu tasa de retención del aprendizaje.

Usa las pausas de estudio
Para mí, estudiar se vuelve improductivo si intento concentrarme a lo largo de demasiado tiempo, con lo que empollar es ineficaz tras un tiempo. Hay que hacer descansos. Lo que me agrada hacer es dividir mi trabajo en pedazos. Por poner un ejemplo, si debo leer veinte páginas de un libro de texto una noche, lo divido en pedazos de cinco páginas cada uno de ellos, me concentro intensamente y después hago un reposo de cinco minutos entre cada pedazo.

Esto me deja gozar del proceso y no verlo como una labor apabullante de leer veinte páginas de una sola vez, salvo que la lectura capte mi atención y no pueda dejarla. Está comprobado que tras unos cuarenta y cinco minutos tu concentración comenzará a decaer, mas tras un reposo de cinco minutos para pasear, estirar o bien ver un vídeo entretenido de YouTube, vas a tener energía suficiente para otros cuarenta y cinco minutos de estudio. Si deseas un enfoque más científico de este procedimiento, consulta la técnica Pomodoro.

Haz ejercicio
Este es más bien un consejo de modo de vida, no obstante todo tu modo de vida es más esencial que un examen. Del mismo modo que dormir, el ejercicio te da energía para gozar de la vida. Prefiero gozar de la vida y hacerlo bien en su mayoría, probablemente metiendo la pata en un examen, en vez de empollar para un examen, sentirme agotado a lo largo de los próximos días y no tener buenos hábitos. Hacer ejercicio te hace sentir bien contigo. No digo que las personas poco saludables sean malas personas, no obstante, si deseas que te vaya bien en las citas, en las situaciones sociales, y tener más confianza, entonces tener un cuerpo en forma te va a ayudar dramáticamente.

Ahora que tienes esos ocho consejos para estudiar y aprender de forma más eficaz, la clave es aplicarlos a tu vida uno al unísono, y no solo tus notas, sino más bien tu modo de vida cambiará para mejor.